Sistema de Pensiones de Chile

(EN PALABRAS SENCILLAS)

 

El sistema previsional chileno, es quizás uno de los mas avanzados del mundo, ya que ha incorporado una serie de elementos modernos en la maximización de los recursos económicos de los trabajadores del país. La maximización de los recursos da como resultado natural un aumento notorio de las pensiones, independiente de la modalidad de pago que se escoja, como también de la Compañía de Seguros o de la Administradora de Fondos de Pensiones. Este resultado es la suma de experiencias previsionales que se implementaron en el país con las cajas previsionales antiguas las cuales sufrieron la crisis de los años 70 y que desembocaron en el quiebre de éstas.

Antes de entrar a analizar cada una de las alternativas que tiene el sistema previsional chileno, es saludable analizar la historia y los orígenes de la previsión.

Si nos remontamos en el pasado y llegamos al siglo V, es decir a los inicios de la Edad Media, nos encontraremos con una sociedad distinta a la que actualmente conocemos, notaríamos que las ciudades son mas pequeñas, los tipos de empleos, la conformación de las familias, y las necesidades de las personas son distintas. Por ejemplo, si analizamos el tipo de trabajo notaríamos que en estas predominan fundamentalmente las actividades de tipo primarias, ya que la mayoría de las personas desempeñaban oficios relacionadas con ganadería, agricultura y otras actividades como por ejemplo: zapateros, comerciantes, herreros, sastres, etc. Esto quiere decir, que se realizaban actividades productivas principalmente y las actividades de servicios las desarrollaban pocas y muy consideradas personas, así como el secretario del rey, el juez, el sacerdote, etc.

La importancia de las actividades productivas por sobre las actividades de servicio tiene directa relación también con el tipo de familia que había hasta entonces, ya que las familias cubrían por si mismas sus necesidades, destinando los servicios a ciertas personas que además le otorga autoridad, distinción y poder en la Sociedad de aquellos entonces. La constitución de las familias es distinta a la actual, ya que las familias de la edad media eran del tipo extendidas en donde la gran mayoría estaba conformada por clanes o grupos directamente relacionados (o consanguíneamente relacionados), aquí es importante destacar a quien será el personaje principal de esta exposición y me refiero al anciano, al hombre mayor de la familia. Este es de suma importancia en la familia o en el grupo, puesto que es una persona respetada, querida y con sus necesidades básicas satisfechas; además, es la persona que vincula lo pasado con el presente, trae consigo información del pasado para utilizar en el presente, ya que por entonces los medios de comunicación no estaban desarrollados.

Este personaje mirado con la óptica actual no requiere de previsión, tal como lo conocemos actualmente. Pero con el transcurso del tiempo esta situación comienza a deteriorarse paulatinamente ya que las ciudades comienzan a crecer fuertemente, producto de la migración de los campesinos a la ciudad, comienza a desarrollarse la comunicación escrita con la aparición de la imprenta y el intercambio comercial entre las distintas ciudades hace que nuestro anciano pierda la importancia relativa que estaba disfrutando durante estos siglos. Quizás el impacto más fuerte de este deterioro comienza con la revolución industrial en donde se privilegiaba la fuerza y agilidad de las personas por sobre la experiencia; así pues vemos que empiezan a incorporarse al mundo del trabajo hombres, mujeres y niños, quienes por salarios de subsistencia tienden a formar las familias de tipo nuclear, es decir, padre madre e hijos. Bajo estas condiciones difícilmente este personaje puede sobrevivir en forma digna, ya que carece de medios económicos, la familia lo han alejado y no tiene trabajo; esto conduce a que aparezcan signos de pobreza, mendicidad y abandono de estas personas.

Con el transcurso del tiempo las cantidades de ancianos abandonados son cada vez mayor y es de tal magnitud que en el siglo pasado los estados comienzan a preocuparse y empiezan a aparecer las primeras ideas de como solucionar este problema.

La primera idea que aparece para dar solución a esto es que el estado se "haga cargo de ellos" y les proporcione los medios económicos necesarios para la subsistencia de estas personas. Si analizamos detenidamente esta postura, veríamos que si los países o los estados financiaran desde sus arcas, nos encontraríamos que es tan grande el volumen de gastos que sería difícil que los países pudieran desarrollarse, ya que el dinero recaudado por vía de los tributos tendría que ser entregado a estas personas lo que haría que los países no pudieran desarrollarse, creando infraestructuras, escuelas, servicios públicos, etc. Por lo tanto esta idea no es conveniente ya que serían muy contados los países en el mundo los que tendrían la capacidad de solventar estos gastos y además hacer crecer su país.

La Segunda idea, que es la que empieza a tomar fuerza, se desarrolla en Alemania a fines del siglo pasado, y consiste en formar un fondo solidario con aporte de los trabajadores para financiar las contingencias de viudez e invalidez.

Al comenzar este siglo, en nuestro país comienzan a surgir voces de preocupación por este tema , lo que da como origen la creación del Seguro Obrero, Caja que agrupaba a todos los trabajadores dependientes del sector privado.Esta caja consistía básicamente en la creación de un fondo común en la cual todos aportaban parte de sus salarios para formar el capital que posteriormente serviría para pagar los beneficios a los cuales postularían. Es importante dar a conocer en este punto que la propietaria de estos dineros, era la Caja y no el trabajador. Si estos reunían los requisitos para optar por los beneficios tenían derecho a pago, en caso contrario tampoco se les devolvían estos fondos.

Si pudiéramos compararlo con algo conocido en la actualidad, diríamos que se parece mucho a los juegos de apuestas, como la Polla Gol, loto, etc., en la cual todos colocan sus aportes y quien cumpla los requisitos se lleva el premio. Como en Chile somos muy especiales para algunas cosas comenzaron a aparecer una infinidad de cajas y regímenes previsionales. Aparece un tipo de trabajador, que si bien es cierto es trabajador de igual manera que el que esta en el Seguro Obrero, la actividad que realiza es distinta ya que en su trabajo predomina la activadad intelectual sobre la física, dando paso entonces a la creación de la Caja de Empleados Particulares.

Otro tipo de trabajadores existente en el país durante el antiguo régimen previsional eran los trabajadores del sector publico, quienes se diferenciaban de los otros, por tener como empleadores al Estado, y al ser èste ùltimo un ente no físico como los demás, dio origen a la conocida Caja de Empleados Particulares. Es importante destacar que los aportes que realizaban estos trabajadores, desde el minuto que se inscribían a estos sistemas, dejaban de pertenecerles. Para mayor abundamiento diremos que las principales cajas previsionales que funcionaban eran las siguientes;

 

1) Caja de previsión de Empleados Particulares(EMPART) 14) Caja Nacional de Empleados Públicos y Periodistas, Sector Perio.
2) Caja Bancaria de Pensiones 15) Caja de Previsión Social de los Empleados Municipales de Stgo.
3) Caja de Previsión y estimulo de los empleados del Banco de Chile 16) Caja de Previsión Social de los Empleados Municipales de Valp.
4) Sección de Previsión del Banco Central de Chile 17) Caja de Retiro y Previsión de los Emp. Municipales de la Rep.
5) Caja de Previsión y Estimulo de los Empleados del Banco del Estado 18) Caja Previsión Social de los Obreros Municipales de la República.
6) Caja de Previsión de la Marina Mercante Nacional, Oficiales y emp. 19) Caja de Previsión para los Empleados del salitre.
7) Caja de Previsión de la Marina Mercante Nacional, Tripulantes de Nave y Operarios Marítimos. 20) Sección Especial de Previsión para Empleados de la C.C.U.
8) Caja de Previsión de la Hípica Nacional 21) Caja de Previsión Gildemeister.
9) Servicio de Seguro Social. (S.S.S.) 22) Sección de Retiro de los Empleados de Mauricio Hochschild.
10) Caja de Previsión de Empleados y Obreros de EMOS, Dpto. .Emp. 23) Sección de previsión Social de los Empleados de la Cía. de Consumidores de Gas de Santiago.
11) Caja de Previsión de Empleados y Obreros de EMOS, Dto.Obreros. 24) Caja de Previsión de la Defensa Nacional.
12) Caja de Retiro y Previsión de los Ferrocarriles del Estado. 25) Dirección de previsión de Carabineros de Chile.
13) Caja Nacional de Empleados Públicos Y Periodistas, Sector Público.  

Por otro lado, otros trabajadores dijeron que si bien es cierto nuestro empleador también es el Estado, la actividad es especial, ya que resguardamos las fronteras de la patria, y por tal motivo nace la Caja de la Defensa Nacional. Lo mismo hicieron Carabineros de Chile, los obreros municipales, los trabajadores de Gildemeister, los que trabajaban en el Club Hípico, etc., etc., en total más de 30 cajas diferentes, cada una con sus propios requisitos para pensionarse u obtener beneficios, lo que hacía muy complejo el traslado de imposiciones de una Caja a otra. Respecto a este punto es importante que digamos que la forma de ordenamiento de las imposiciones de cada una de estas entidades era distinta una de otra. Por ejemplo el Servicio de Seguro Social ordenaba todo de acuerdo al número de libreta que cada persona tenía, existiendo además algunos mecanismos de control para diferenciarlos si existían atributos similares entre los imponentes como nombre de los padres, fechas de nacimiento, número de póliza, etc. En resumen el ordenamiento era de acuerdo a las personas.

En la Caja de Empleados Particulares la situación era completamente distinta, ya que el ordenamiento de los datos se realizaba por empleadores y no por trabajador. Esta situación hacía muy difícil el conocimiento de las imposiciones si el trabajador no conocía o no recordaba la razón social de sus empleadores. Actualmente las personas presentan problemas para recopilar información sobre sus empleadores, ya que muchas veces conocían el nombre natural de su empleador pero desconocían la verdadera razón social del negocio o de la empresa. Existen casos graves en esta materia como por ejemplo, los choferes de locomoción colectiva y de camiones en donde se da una alta rotación de personal en la que además no se le daba la importancia debida a la documentación, ya que las personas a la hora de jubilar se decía "ya pase los papeles a la Caja", como diciendo y asumiendo que toda la documentación referida a su vida laboral estaba ordenada y a su disposición, desconociendo que el ordenamiento era por empleadores.

Es quizás esta una de las razones por la cual el afiliado al sistema antiguo obtenía bajas pensiones, no siendo esta la principal pero que también en algunos casos incide. Un caso grave seria en forma muy hipotética, que la persona no tuviese documentación alguna y mas encima que tuviese mala memoria.

Las Cajas de Previsión funcionaban, básicamente por requisitos cumplidos, quien cumplía tenia derecho a pago. Ahora bien, si una persona cumplía estos requisitos comenzaba a preguntarse cual iba a ser el pago o el monto de la pensión. la mayoría de los trabajadores desconoce que la pensión a pagar sale del promedio de sueldo de los últimos años de trabajo, por ejemplo, las pensiones del Servicio de Seguro Social salen de acuerdo al promedio de sueldos de los últimos cinco años, es decir desde que la persona cumple 60 años comienzan a contarse los sueldos que servirán para el calculo de la pensión, lo mismo ocurre en la Caja de Empleados Particulares. En esta situación podemos pensar en lo siguiente, una persona puede cotizar por el sueldo mínimo toda una vida de trabajo, pero a partir de cuando el cumpla la edad de 60 años puede cotizar por el tope los cinco años restantes y sacar una alta pensión. Al reves una persona toda su vida puede haber cotizado por rentas altas, pero por distintos motivos a partir de los sesenta años deja de cotizar y a los 65 años su promedio de rentas es cero. Las personas al tener promedio cero o tener cotizaciones por el mínimo se le otorga la pensión mínima.
Este sistema de pensiones comienza a operar en el país para agrado de algunos y decepción para otros, ya que de alguna manera no era justo ni informado. Las cajas recaudaban las cotizaciones y pagaban a quienes cumplían los requisitos, pero estos volúmenes de dinero dieron paso para que se ocuparan en actividades ajenas al pago de las pensiones. Por razones socio-políticas los dineros fueron ocupados para prestamos a tasas irrisorias, muchas de las cuales no se devolvía, no bien se repactaban a largos plazos. También los dineros sirvieron para financiar construcciones de edificios, viviendas para los afiliados y también campañas de tipo político, desvirtuándose el fin último para lo cual fueron creados estos recursos. quizás faltaron mecanismos de control eficiente, no se trabajaban estos dineros con un criterio de maximización de los recursos, es posible que no se haya visualizado a futuro las contingencias nacionales y mundiales que incidieron en la baja de los capitales acumulados en estas Cajas. Lo concreto es que los egresos eran mas que los ingresos. Esto originado por una serie de factores tales como, cesantía poblacional, quiebra de empresas, evasión de cotizaciones, acuerdos privados entre trabajador y patrón para no pagar las imposiciones, etc. A todas luces el "negocio" no prosperaba ya que no ingresaba todo el dinero que se esperaba y los compromisos con el pago de pensiones no podía eludirse. Si a esto agregamos como ingrediente de peso, el hecho que la cantidad de personas a las cuales había que pagarle crecía constantemente y que la expectativa de vida de estas personas iba en aumento nos encontraremos con una situación económica para las cajas insostenible. En los años 70 las cajas tocaron fondo, y el estado que no estaba dispuesto a solventar un negocio quebrado, decidió analizar esta situación y en lo posible crear nuevas soluciones, ya que el futuro no parecía muy promisorio.
A finales de esa década y con el apoyo del Gobierno de ese entonces, los funcionarios del Ministerio del Trabajo y Previsión Social diseñaron un nuevo esquema previsional, el que básicamente consiste en pensar al revés con respecto al modelo tradicional. Partiendo del hecho que por la actividad que realiza toda persona y que por la cual recibe un sueldo el 100% de lo generado pertenece al trabajador, por lo tanto es difícil pensar que al cotizar a una determinada Caja, ésta parte del dinero deje de pertenecer a quien legítimamente y con esfuerzo lo ganó. La única oportunidad en la cual deja de tener pertenencia sobre parte del dinero es cuando la persona lo gasta o lo dona. Ahora bien si se mantiene la pertenencia del dinero en el trabajador, es necesario crear una forma de ahorro, que sea controlada, con garantías y cuidar que estos dineros sean ocupados exclusivamente para devolvérselos en forma de pensión. Teniendo claro este nuevo concepto de pertenencia, el problema se redujo a como administrar y quienes podían administrar estas cotizaciones. Esta nueva forma de enfocar el problema previsional chileno, contiene los elementos necesarios para la creación de entidades especificas, cuya única misión consistirá en administrar fondos destinados para pensiones.
A finales de esa década y con el apoyo del Gobierno de ese entonces, los funcionarios del Ministerio del Trabajo y Previsión Social diseñaron un nuevo esquema previsional, el que básicamente consiste en pensar al revés con respecto al modelo tradicional. Partiendo del hecho que por la actividad que realiza toda persona y que por la cual recibe un sueldo el 100% de lo generado pertenece al trabajador, por lo tanto es difícil pensar que al cotizar a una determinada Caja, ésta parte del dinero deje de pertenecer a quien legítimamente y con esfuerzo lo ganó. La única oportunidad en la cual deja de tener pertenencia sobre parte del dinero es cuando la persona lo gasta o lo dona. Ahora bien si se mantiene la pertenencia del dinero en el trabajador, es necesario crear una forma de ahorro, que sea controlada, con garantías y cuidar que estos dineros sean ocupados exclusivamente para devolvérselos en forma de pensión. Teniendo claro este nuevo concepto de pertenencia, el problema se redujo a como administrar y quienes podían administrar estas cotizaciones. Esta nueva forma de enfocar el problema previsional chileno, contiene los elementos necesarios para la creación de entidades especificas, cuya única misión consistirá en administrar fondos destinados para pensiones.
El nacimiento de las Administradoras de Fondos de Pensiones desde sus inicios fue cuestionado, ya que estando inserta esta reforma en un Gobierno político de fuerza o de transición, se tejieron distintas y variadas opiniones y conjeturas sobre el verdadero destino de estos fondos. Una fuerte campaña publicitaria por televisión, radio y medios de comunicación escrita, en la que se describían los beneficios de esta reforma sirvió de base para que los trabajadores optaran por el nuevo sistema. Quizás desconociendo el verdadero sentido y el origen de sus causas, los trabajadores ingresaron al nuevo sistema motivados principalmente por el aumento de los sueldos líquidos, originado por la baja de las cotizaciones. El factor "aumento de sueldos fue determinante" en este inicio. La nueva reforma previsional era más barata. El nuevo sistema fue publicitado como más eficiente, transparente y más barato para los trabajadores, y de mejores pensiones que el sistema antiguo. Pero principalmente era para personas jóvenes o que a esa fecha ingresaban por primera vez al mundo laboral. En efecto, es un sistema para largo plazo y de óptimos resultados después de 40 años de trabajo, si se considera que las personas comienzan a trabajar aproximadamente a los 25 años, en el caso de los hombres y de 35 años para las mujeres si comienzan a trabajar a la misma edad. Si efectivamente los montos de pensiones son más altos para quienes ingresan al sistema siendo jóvenes, la inquietud surge para aquellos que se incorporaron estando ya cotizando en diferentes Cajas y por varios años. Para esto el sistema también dio una solución y creó el concepto de Bono de Reconocimiento. Esto dio origen a las primeras críticas al sistema ya que muchas personas se vieron desfavorecidas y en algunos casos seriamente perjudicadas con estos cambios; inducidas y alentadas por vendedores de distintas AFPs , que estaban preparados para incorporar a los trabajadores a la AFP que representaban, pero no para solucionar los problemas que se presentasen. En esta situación ingresaron a las AFP trabajadores que jamás debieron hacerlo ya que al solicitar el Bono de Reconocimiento y desconociendo la metodología de cálculo, se encontraron con que estos eran inferiores a lo esperado ya que faltaban años de imposiciones y/o la base de rentas no estaba correcta.

Quizás los más perjudicados fueron los funcionarios públicos que se traspasaron a las AFP, ya que la base de rentas de estos trabajadores era distinta a los cotizantes de otras Cajas. Mientras en el Servicio de Seguro Social, Empart y otras se cotizaba por todo lo percibido o ganado en el período, en la Caja de Empleados Públicos se cotizaba en razón del sueldo base y no por todos sus ingresos. Es por este motivo que ante igualdad de condiciones como son años trabajados, sueldo liquido, edad etc. el bono de reconocimiento de un funcionario publico en mucho menor que el bono de un cotizante de otra caja. Conociendo estos antecedentes, las autoridades de la época vieron la necesidad de ofrecer la desafiliación a los incorporados erróneamente en las AFP. Es importante señalar que, así como existen personas que jamás debieron afiliarse a una AFP, también existen personas que debieron afiliarse hace mucho tiempo, ya que por la vía de recuperación del Bono la pensión y otros beneficios son mayores que el sistema antiguo.

La conclusión más importante que podemos sacar hasta ahora es que, con la aparición de las AFP, la previsión chilena se puso más compleja, destacándose más nítidamente que todos los casos son diferentes y las ventajas y desventajas de cada sistema deben ser analizado en forma particular ya que lo que es beneficioso para algunos no es igual para otros.

Por Oscar Valenzuela Chacón

FIN

Huérfanos 1117, Oficina 711, Teléfono-celular 09-77879767

Santiago-Chile

E-mail jubilaciones@jubilaciones.cl